Predicaciones de El poder de DIos

La muerte

¿Y por qué nosotros peligramos a toda hora? (31) Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero. (32) Si como hombre batallé en Efeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.(33) No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. (34) Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.