Predicaciones de Jesús

Gedeón, Jueces 6

Jue 6:13 Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas.

¡Ha resucitado!: Celebramos su resurrección

Jesús ha resucitado, y para resucitar tuvo que morir, y una muerte vergonzante en la cruz por otorgarnos a todos la vida eterna junto a él. Flp 2:9-11 Por eso Dios le otorgó el más alto privilegio, y le dio el más importante de todos los nombres, (10)  para que ante él se arrodillen todos…

Porque ejemplo os he dado

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasara de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote hijo de Simón que lo entregara, sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios y a Dios iba, se levantó de la cena, se quitó su manto y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en una vasija y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido.

Amor

El amor como fruto del espíritu, a la luz de 1 Corintios 13. Muchas veces se usa este pasaje para predicar en casamientos, para matrimonios y para las parejas, pero el sentido original del pasaje era una mensaje para una iglesia, la de Cortintios, que creían que hacían muchas cosas bien. Sin embargo Pablo los…

La muerte

¿Y por qué nosotros peligramos a toda hora? (31) Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero. (32) Si como hombre batallé en Efeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.(33) No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. (34) Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.