Zarandeados

Pedro, el diablo os ha pedido para zarandearos, pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos.

Lucas 22:31-32