Creyentes sólidos en tiempos líquidos

No cojáis la forma de este mundo. Rom 12:2

Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo. Filipenses 2:15

El desafío no es criticar la flexibilidad de adaptarse a las circunstancias externas, en constante cambios. El problema está en renunciar a los propios principios por el miedo al conflicto con el exterior.