Transparente

  • 1Pe 2:4-5 Acercándoos a él, piedra viva,  desechada ciertamente por los hombres,  mas para Dios escogida y preciosa,  (5)  vosotros también,  como piedras vivas,  sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo,  para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.