¿En qué piensas?

Proverbios nos anima a no dedicar nuestra mente a pensamientos malos.
A Dios este tipo de pensamiento le desagrada, a nosotros habitualmente nos agrada, porque de natural somos malos, y nos gusta lo malo. Pero aunque no puedas evitar que haya malos pensamientos rondando tu cabeza, sí puedes evitar alimetarlos, meditar en ellos, idear y tramar planes malos. Puede que no puedas evitar que los pájaros vuelen sobre tu cabeza, ¡pero puedes impedir que hagan nido en ella!
Una de las formas de evitar que la mente trame cosas malas ¡es tramar cosas buenas! Sé astuto para las cosas buenas, irás pensando menos en las malas.