Dame lo que no tienes

El mensaje es eterno. Se extiende con la ayuda del Espíritu Santo. Hechos 1:8. Podremos mostrar al mundo que lo que decimos no viene de hombres, no es un invento, no es una ilusión, si no que es real… porque es real ¿Es real en mi vida? Y ¿En la tuya?