Ni frío ni Na…

Ni frío ni caliente, por eso te vomitaré de mi boca.

Iglesia, Dios nos desafía a no conformarnos con como estamos, a no adecuarnos a lo cómodo y aparentemente exitosos que podemos ser.