Jesús, el camino, la verdad y la vida

Poco después, Jesús les dijo a sus discípulos: —No se preocupen. Confíen en Dios y confíen también en mí.  (2)  En la casa de mi Padre hay lugar para todos. Si no fuera cierto, no les habría dicho que voy allá a prepararles un lugar.  (3)  Después de esto, volveré para llevarlos conmigo. Así estaremos juntos.  (4)  Ustedes ya saben a donde voy, y saben también el camino que deben tomar.  (5)  Pero Tomás le dijo: —Señor, si no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a saber qué camino tomar?  (6)  Jesús le respondió: —Yo soy el camino, la verdad y la vida. Sin mí, nadie puede llegar a Dios el Padre.